• en
  • es

Los vales ESA dañan

Los vales ESA dañan a nuestros niños.

Nuestros jovenes merecen maestros y escuelas de mayor calidad. Cuando los vales ESA desvian fondos a las escuelas privadas, dañan al 95% de familias que escogen las escuelas públicas.

Los vales ESA dañan a los salones de clase.

Los vales ESA van a sacar millones de dólares de nuestros salones de clase cada año. Nuestros salones de clase ya están sobrepoblados y criticamente bajos de recursos. No podemos permitir que un centavo más se desvie para financiar a escuelas privadas.

Los vales ESA dañan a los contribuyentes de impuestos.

Como contribuyentes, tenemos confianza que nuestro estado utilice el dinero de nuestros impuestos de una manera sensata. Gastando los ingresos de nuestros impuestos en subsidios para las escuelas privadas, no tiene sentido económico.  También como contribuyentes queremos saber adónde va el dinero de nuestros impuestos – y con los vales ESA, nunca vamos a saber.

Los vales ESA dañan a nuestras  vecindades.

Cuando dejamos de invertir en las escuelas de nuestros vecindarios, los valores de las propiedades bajan y es posible que el crimen aumenté. Los programas de vales ESA desvían el dinero de nuestras comunidades locales y lo pasan a areas ya prósperas. Los Arizonenses queremos que nuestro estado proteja a todos nuestros hogares, escuelas y comunidades.

Los vales ESA dañan a estudiantes con necesidades especiales.

SOS Arizona apoya el programa de vales ESA original, el cual sigue en pie, para estudiantes en programas de educación especial. La expansión de los vales significaría que los estudiantes de educación especial ya no recibirían la prioridad.

Los vales ESA dañan a áreas rurales.

Las escuelas en área rurales van a recibir casi ningún beneficio del programa expandido de los vales ESA, ya que nuestras comunidades rurales generalmente no tienen aceso a escuelas privadas. Sin embargo, estas escuelas rurales tendrían que sacrificar fondos para el programa de vales ESA.

Los vales ESA dañan a la economía estatal.

Las empresas quieren establecerse adonde pueden encontrar una fuerza de trabajo bien educada y escuelas de alto calibre para las familias de sus empleados. Como Arizona ha dejado de invertir en sus escuelas públicas, empresas han dejado de elegir a Arizona para ubicar sus impresas en otros estados.